“La violencia no viene de la revolución, sino de la reacción”

En el marco de la mesa panel sobre las restauraciones oligárquicas en la Argentina de la Feria del Libro Político, Iciar Recalde, referente del Centro de Estudios Juan José Hernández Arregui, habló sobre las democracias formales neoliberales y se refirió a la gestión de Cambiemos como una nueva instancia de restauración conservadora: “así como el 55′ esta cifrado con el 17 de octubre, el 22 de noviembre de 2015 lo soñaba la oligarquía desde el mismo día en que Néstor Kirchner asumió la presidencia”.

“Quiero comenzar con una frase de nuestra biblia nacional que me parece que es regla, o debería ser regla de la política de los argentinos, y que lamentablemente aun no aprendimos lo suficiente, que es la que enseñaba el bravo Martín Fierro, que decía que los hermanos se han unido, porque esa es la ley primera. Si los hermanos no se unen, los devoran los de afuera: siempre que el enemigo oligárquico avanzó, en la Argentina y en la región, lo hizo aprovechando nuestros fraccionamientos internos, en función de nuestras tibiezas, falta de proyecto, de voluntad nacional y fundamentalmente de fe en el país y en las capacidades colectivas de nuestro pueblo”, inició Recalde y esgrimió: “la oligarquía apátrida esclava del Imperialismo, supo y sabe en la actualidad – y el 22 de noviembre de 2015 fue un espejo de esta cuestión- de nuestras debilidades y cada vez que los argentinos le hemos arrancado el país para dárselo al único actor, dueño y soberano, que es el mismo Pueblo argentino, ha rememorado sus años de oro y ha querido replicar la experiencia del odio de clase, para quedarse a gobernar la Argentina”. En ese sentido, ubicó al gobierno actual de Cambiemos como “descendiente directa del grupo social que en el siglo XIX, en alianza con la masonería británica, enfrentó a caudillos y a las masas argentinas que peleaban detrás de esos caudillos y que, lisa y llanamente, los liquidó. Se trata de un mismo ser social, enemigo histórico de la Nación”.

Recalde definió al poder oligárquico en tres grandes fracciones: los grandes terratenientes y exportadores agrícolas, cuyo beneficio es a través de la devaluación de la moneda, una segunda fracción, que es el sector financiero especulador internacional, que se los beneficia con el endeudamiento externo, y la tercera fracción que encabezan la empresas oligopólicas de servicios o importadoras de manufactura extranjera, que se los beneficia a través del aumento de tarifas, apoyados en su tarea desnacionalizadora por todo un grupo de actores de los sectores medios; burguesía antinacional, economistas, intelectuales, dirigentes de los partidos políticos tradicionales, hombres de las filas militares, del poder judicial, de la prensa, del comercio, de la banca, en alianza siempre con el imperialismo británico o el norteamericano, éste fundamentalmente después del año 55′. “En su concepción política, en alianza con la embajada yanqui o la diplomacia mundial, no figura jamás el pueblo argentino. Es al que se lo convoca pero nunca forma parte de los planes de gobierno. Es un instrumento meramente hornamental de un modelo de democracia profundamente formal que disimula su realidad de dictadura expoliadora”, argumentó Recalde.

Recordó que “el 55′ enfrenta a un peronismo partido; el frente policlasista que Juan Domingo Perón arma en el año 45′, en el 55′ esta desperdigado (que es lo que en la cosmovisión de Perón era la Comunidad Organizada); la Iglesia se pasó al bando antinacional; el ejército fue depurado de industrialistas y nacionalistas; la misma historia con la burguesía nacional. El único actor que va a desarrollar en la calle la Resistencia Peronista van a ser los laburantes”, y resaltó que “en la actualidad, donde todavía hay varios sectores que, frente a la tarea urgente de recomponer el Frente Nacional, siguen negando a los laburantes y a sus organizaciones no sólo como columna vertebral sino como actores legítimos y necesarios en la reconfiguración del movimiento nacional actual”.

“Los trabajadores han sido históricamente los que sacaron a nuestro país de las grandes tragedias nacionales”

Iciar-recalde-Feria-Libro-Politico-III

Recalde afirmó que “la intromisión de los trabajadores como sujetos activos y columna vertebral de la vida nacional exacerba la cólera oligárquica, el sentimiento de odio y de clase histórico de este sector social. Porque los laburantes van a ser la clase social que le va a quitar el dominio absoluto del Estado y le va a crear un profundo sentimiento de incertidumbre en relación a su provenir, en su adhesión a la democracia formal y en su no aceptación de la democracia real. El mismo 18 de octubre del año 45′ en la cabeza de la oligarquía empieza a aparecer la idea del crimen, la aspiración al genocidio. La única respuesta que encuentra la oligarquía para enfrentar al pueblo es el escarmiento sangriento, porque no puede convencer con argumentos democráticos en el escenario electoral, y lo único que la mueve es escarmentar a través del odio de clase a los laburantes”, y defendió que “la contrarevolución del año 55′ empieza el día que asume Perón. El 4 de junio del 46′, la oligarquía conspira para derribarlo. Empieza a tramar un plan de terror, que tiene tanta virulencia, tanta violencia de revancha clasista, proporcional a la fuerza de la corriente histórica que pretende vencer”.

También aseguró que “los objetivos de la violencia oligárquica del año 55′ son similares a los que operan en la actualidad: desmontar la economía del proyecto nacional y anular hasta el último vestigio de independencia económica, eliminar los resortes defensivos de la economía, suprimir la justicia social modificando los términos de la distribución de la riqueza en beneficio de la voracidad liberal, nada que no conozcamos los argentinos como memoria de lo que fue el neocolonialismo de los 80′ de los 90′ y de lo que esta sucediendo con rapidez fenomenal en la actualidad”.

La violencia no viene de la revolución, sino de la reacción

“200 años de avances y retrocesos de nuestro pueblo en su lucha por liberación nacional. Por una cuestión medular, fundamental a resolver, que es la cuestión nacional, seguimos siendo un país semicolonial, que al día de hoy, el movimiento nacional no ha logrado revertir los avances estructurales del campo de los enemigos de la patria, y aun peor, no hemos superado los retrocesos impuestos por el bloque oligárquico, en la arremetida colonial a sangre y fuego del año 76′. De Martínez de Hoz a la fecha, la riqueza de los argentinos drenó al exterior. El gran conflicto que el país arrastra desde sus orígenes a la actualidad es la imposición del imperialismo y sus socios locales de la economía de libre mercado, la del país exportador de materias primas y de la tienda financiera, que arroja a la miseria de millones de trabajadores, en contra de un país proteccionista, con autodeterminación nacional industrialista”, argumentó Recalde.

“Así como el 55′ esta cifrado con el 17 de octubre, el 22 de noviembre de 2015 lo soñaba la oligarquía desde el mismo día en que Néstor Kirchner asumió la presidencia. Con toda la ayuda del bloque oligárquico para que Macri llegue a ocupar el lugar de conducción del Estado. El movimiento nacional estaba dividido y por eso el enemigo oligárquico avanzó”, y finalizó diciendo que “la tarea de los nacionales es recuperar este legado trunco que quedó del año 55′. Recuperar la revolución inconclusa. El proyecto del peronismo histórico no es un proyecto que esta atrás para rememorar, sino que es un proyecto que esta adelante, señalando las urgencias del porvenir. No va a existir emancipación sino recuperamos el patrimonio nacional y revertimos la estructura económica neocolonialista heredara, y otra regla de oro del movimiento nacional, que la columna vertebral (o la cabeza, esa será una discusión) debe ser sí o sí los trabajadores, para avanzar en un proyecto nacional que enarbole las tres banderas y termine de saldar nuestras revoluciones inconclusas con el horizonte puesto en América Latina”.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*